Avisar de contenido inadecuado

La constelación perdida

{
}

 

 TAGS:undefined

 

amor

Me darás un tiempo
cuando deje de pedir a gritos
y administrar el pasado

con tanta lastima
menuda condena
cien años de soledad
(o cien días de los enamorados)
ya no puedo dejarme
llevar por estos relojes
y sombras de tu privacidad /
un atisbo de manoseo
esta libertad supera
cualquier ceremonia
de voces en particular
sobre todo
de voces que
generalizan
diciendo por ejemplo
el
y no éste
amor

 

hoy nos toca

Hoy nos toca
el canto huérfano de la respiración
un baile autóctono /
caminar
y ser caminado
a la espera
incierta
de toda
esta falta de latir
ésto mismo que nos implora los huesos

a falta de una vista
a los mares que reinciden en los ojos
a falta de artículos para viajantes
como esos pies
aventurados
que vienen se van
con la tierra

 

jamás

A pesar de todo
no queremos volar /
porque sí
porque nunca
o casi siempre
hasta que intentemos el jamás
devorándonos
como fantasmas a un viento
o almas de carnívoros
desaparecidos
en la constelación perdida
hablar del alma de un carnívoro
desaparecido
o hablar de la carne de un almívoro
es por lo menos:

increíble para un ateo
redundante para un protestante
y blasfemo para un cristiano

para mi es político
por no decir poético
o patético
o nunca
o cualquier palabra
susceptible de imaginar
como jamás

 

 -4-

Haciendo eco de mis encierros. En el firmamento. Algo se recalca. Es como cuando me dejo creer que esta lluvia viene directo de aquella pálida luna.
Soy un aborigen con propiedad pública. Alienado bajo las estrellas húmedas. Dejado en el punto misericordioso de luz de mi lámpara. Poseído bajo una imagen-papel que tiene el vacío más bello jamás no visto.
No creo en mis sentidos. Pero a causa de tener más remedios que creer, que que no.

 

los rostros de los viejos amores

Por algo los instantes no se convidan
se muelen a eternidades
un instante molido a eternidad
a eso se parecen los rostros
de los viejos amores.

 

maya

Recibo el Keep your’ lectric
muy desafinado lo mío
muy hacia el norte
nos volvemos a cantos
y a pasos de cobre
perdidos en Chuquicamata
buscamos una constelación
con forma degüello
algunalma caritativa
que se acerque y me la baje

con qué derecho
usurpás mis ojos de camino transandino
con qué proyecto me desarmás
el intertítulo de
mi muda
historia

no veas más, corregíme
si equivoco un poco
los instantes que tengo por delante
al margen
de mi visera espanta-noches
corregíme porque yo no lo
veo
        ni reconozco el
                                    milagro
                                                 ese que hace
                                                                         posible llenar una libreta
                                                                                                                   vacía de maya

 

atardeceres

Nos necesitamos demasiado
para poder
deshacer
un atardecer
darlo vuelta
como un
vestigio de página
aunque sepamos /
tu y yo
que ésto no puede ser
posible
jamás
en la historia de la humanidad
alguien ha visto el mismo
atardecer
y sin embargo
no dejo de pensar
en un libro usado cuando lo miro
en un libro de esos
que muchos ya lo han despechado
con la
mirada / con todo
esto de que uno es el
que se repite
el que va
dándose vueltas y vueltas
hasta ser uno muy viejito
que guarda la asiloteca
no visto y no re visto
por todos los atardeceres.

 

aquellos que no nos quieren

Esta vida nos quiere
regalar por un puñado
de pesos / por desoír
luciérnagas
y vaticinios en las plazas
esta vida nos quiere
aconsejar como ninguna
sabiéndose a sorpresas
y relicarios con receta

abrazar cada vez que pasan
por enfrente
aquellos que no nos quieren
aquellos minerales de la muerte
por decirlo de alguna manera con emes
a cada abrazo
le damos su merecido

a cada grito de
comida
una constelación perdida
nos manda señales forjadas
de luces tardías
son como algarabías
muy por fuera de lugar

 

justicia

Comprender
si se acaba el rito
las basílicas los templos y mausoleos
son pantallas-ruinas
que no permiten el contacto directo con los dioses
pantallas puras
a su vez
que no permiten el contacto directo con los cielos
con los mares y las estrellas

otras pantallas
de lo no
observabe

como una constelación perdida
reconozco que siempre
encuentro consuelo
cuando asumo que ya lo di por perdido
digamos que mientras
haya cosas perdidas
existirá el consuelo
por no (poder) decir
(Justicia)

 

tristeza

Es lo que decidiste vos
convertirme en fantasma
una tristeza es como
la prima-hermana de la muerte
es peor que la muerte
porque llega para dejarte
es un cuchillo concreto
en la mano invisible de adam smith


no hay forma de parar esta amenaza
al parecer
lo peor es que está
para cuidarnos
porque si se va
llegará la muerte en su reemplazo

¿adónde querés ir ahora
tristeza
que la lluvia por fin se
ha ido?
y cuando la lluvia se va
acaba por venir el sol

no me digás
que entre el sol y la muerte
hay similitudes.
por favor

 

alumbrado

Alumbrado
desde mis pies y los árboles
como por un disco de metal
no gira pero que ingresa
igual a una melodía
no deja de ser un acto de fe
no deja de hacernos cargo
de lo irreal
de lo que se presiente
afuera de los besos
consiste principalmente
en consistir
en dejarnos blancos
para recapacitar los silencios
para quedarnos aplastados livianamente
por el dilema de la luz
concretamente inhóspito
y lejano como una
constelación de huesos
y vísceras y pelos y ropas
que dejan por un tiempo de pertenecer
y sus expectativas de andar caminando
siempre por entre las sombras

 

coincidencias en torno al elefante

Reitero mis colores
que se bajaron del
oropel espacio
cuántas coincidencias
en torno al elefante
todo se computa directamente
al oído
como un mascar
prehistórico
mi aliento
se siente algo sucio y nostálgico
redundan los ensayos físicos
y las mezquitas divinas
rezando de manera incorrecta
orientáte hacia la meca no nización
tu rostro volvélo siempre
con compás / ideando
tu mapa multi - corporal
vas olvidando
tu rectángulo curvado
alguna instancia
de malestar originario
tu acelerada y
presunta autonomía
tu manzana sin gravedad
tu luz otrora lineal y analfabeta
tu corazón eclipsado
por una constelación perdida
multitud de falsos azotes
quisieron desarmar la espalda
y se encontraron
concavidades de aire
y de santos.

 

vida

Con solo pensar
que la muerte podría
acudir en cualquier momento
la muerte es decir
un bravo segmento de amontonada
e inútil eternidad
aquello que nos cuentan
los cuerpos de cajones
amemoriados
que vuelven hacer
un pacto falso con el antiguo devenir
la vida se convierte de repente
en un intenso milagro
sin explicación
en la posibilidad de saberse
testigo intermitente
otrora y por delante desconocido
de sentirse alrededor
de las estrellas
como si se hubiera
llegado a la cima de algún
sagrado lugar
eso fue como entrar 
al mundo por la fuerza olvidada
más no queremos por la fuerza
volver a salir.

 

amistad

En las amistades
va pudiendo lapidarse
el imperio de cualquier arrogancia
yo vivo en un abrir y cerrar
de signo ambiguo
y tijera oxidada
lo siento pero
mi defunción
se ha pasado
para el próximo cuento / los indios
no merecemos
estatizar los
cultos / ausentarnos
con un velo
transparente
en el silencio vasto
un recurso para ahuyentar
postales de humo confusas
como ulular (en nombre de la amistad)
algún recuerdo
que nos traiga
al cuerpo nocturnamente inclinado
hacia arriba
hacia donde
perdura
la constelación perdida.

 

nostalgia de la luz*

Hubo alguien
un arquitecto
por fuera de todo plano
que dibujó
en Atacama
en un desierto de concentración
en la nada
las medidas de su celda
luego las rompió
y tiró en la letrina
pero lo recordó todo
cual figura rapsódica
extraída de novelas distópicas
lo recordó fácil
por ser un organismo
eminentemente gráfico
él era como un rupestre
privado de piedras
sufriendo la censura milenaria
y es por aquel
vivo monumento
por aquel ingenioso
de la memoria pictórica
que hoy ellos pueden
hacer un intento de justicia
justicia por todos aquellos
que el genocidio
intentó / intenta
esconder en el olvido
este hombre ha hecho uso de su
memoria
historizando la ficción
incluso el mito

como nadie lo ha hecho antes
en la historia moderna
o después
en las letras (y dibujos)
más contemporáneos.

*Referido a la historia vivida por Miguel Lawner y contada en el documental "Nostalgia de la luz", de Patricio Guzman

 

lo anhelado

Todo lo que estuviste
buscando / ahora
se contiene desde tu mirador
anhelado
ves que afloran los
títulos y las empresas
del sol
algunos primates de locura
viviendas entre
remolinos comestibles
alegrías que viven más
de un instante
salares anticipados
cosechas y fuegos
corregidos ante
una eminencia nacida
de tintes y océanos
desconocidos
qué bella disculpa dictaminás
aun cuando te posás en los márgenes
de aquella constelación perdida
aun cuando te precipitás
al encuentro con lo no
buscado / cual fluir
tan claro y complejo

toda tu vida
se vuelve mirada soslayo
inacabado mensaje gravitatorio
en la búsqueda nómade
del espíritu exacto.

 

renacido

Adónde puedo corregir
mis clones / explicar
la máscara
un rasguño de muñeca
adonde participa el tiempo
en la maratón de los
trescientos mil kilómetros por segundo
por un mordisco
de cocodrilo
es que ya recuerdo
mi anterior vida de bisonte
mi triste inocencia de salvaje
degustado
así es como nos achicamos
nos vamos nos quedamos
haciendo piedras con las manos
fabricando este mundo
con pieles de baba

otra constelación perdida                                                                                                     para el nuevo amanecer.

 

querida libreta Maya

Querida libreta Maya
necesito llenarte de palabras
por alguna razón que todavía no consigo
sacrificar
Atahualpa llena mis
cuencos de cantos al indio
tus hojas pequeñas y amarillentas
parecen como caídas de un
verano de vientos perdidos
invoco a los dioses
aquellos que soportan
la tierra caliente /
que vienen todos estos días
pero que olvidamos por un chapuzón
por una queja habituada
por una constelación perdida
que deberemos reconstruir
con el espíritu las vibraciones
los espejos las marquitas de espalda
los aromas confundidos
en sueños que tendrás
a sólo par de cuadras
de un océano pacífico

 

Che

Dejar un sueño atrás
para revelarse
contra los de nadas
del señor
cuando todos entiendan
qué tan bravo suenan
las ganas del comandante
vamos Che /
no muramos no culpamos
no abandonemos esta valiosa
herencia de amor
adopción altruista
camada de vientos exiliados

para mi
vivir en esta profunda longitud
es evaluarme
sentirme
es hallarme
frente al inevitable deseo
de subir subir y subir
por llanuras y altiplanos
y ríos y selvas y valles y montañas
y coordenadas imprevistas

navego por esa
constelación perdida
de los mares caídos
de las nubes sobre mis zapatos
del sol bajo mi complexión dilatada
de las lluvias viniendo por delante
para entregarme a nuevos sueños
que no son sueños
ni exilios ni deserciones ni sorteos
de identidad
que son
precisamente
una
falta
que necesito
ávidamente
llenar
de
Libertad.

 

los libros

Pronta imagen
sucede y espío
estoy conmovido / me
quedaré toda esta
noche acurrucado en
la lectura de varios libros
es como poder a pesar
del tiempo sostener un
sentimiento platónico
ponerlo sobre alguien
aquí en este humilde
sector de la
constelación perdida
alguien son los libros
esos que se me aparecen
a pesar de que los
había dado por perdidos /
por invisibles
por célibes por
habitación no buceada
por no sangrar
mis ojos demás
no puedo desconectar ya
con el insomnio / desalojarme
deliberadamente
dándole distancia
al cuerpo
difícil es explicar
esta debilidad consumada
a punto y final oximonórico
puesto que no hará más que delatar
mi punto de partida
a este mágico proceso
que desanda sin
darse cuenta hasta
los labios [que profieren]
recreando
en susurro
el milagro
porque es verano
y sin luna
y a metros
de mi casa
han cortado la luz.


constelación de objetos perdidos

Viejos lentes de carey
exclaman una historia golpeada
botas y delantales
galeras poleras martillos
casacas botellas y plumas
y pinceles y cascos
hacia el futuro van
estos objetos humanos y misteriosos
ya sin hombres ni mujeres
por encima de sus pieles

 

confundo

Cuento con vos
para desarrollar
esta esencia /
ocuparnos de todo
camino / a la mañana
te pediré un deseo
a cambio de mis
amnesias
voy a pedirte que
saltes sin decir
adiós
porque si te vas
te vas te estuviste
yendo mientras los
años dicen que
siguieron pasando y yo
ni cuenta / mido los tiempos
con te fuistes / vuelvo a medir
el vacío cada vez que me
encuentro olvidando
otro instante tuyo
y confundo las
galaxias con los
anocheceres las
tardes con estrellas
las mañanas con medias lunas
los barcos con autos
abandonados / confundo
a la muerte con un
sueño deshecho y
blanco como
la palma de mi sordera
confundo confundo
a lo que voy a lo
que vengo / el peregrinar
errante y entusiasta
con una vida tristemente
sedentaria
y prosaica

 

espíritus volátiles

Allá en el Casandra
ha tomado su contorno
alado / no vendrás
para quedarte como un lirio
van a partir hacia fuegos
variopintos y colisiones
extintas / no te irás
solo por caprichos
del viento / acudirás como
buen atormentado / bailarás
desde dos principios / te sentirás
como parte de un pasado
que no existirá / de un
futuro que no existió

llevo el catalejo y las
mañas del reflejo / los
horizontes ignotos en mi
guantera / una atmósfera
de humo plomizo se abre
para revelarnos el camino
ese que también han
ideado hacia confines
verticales elementales
y celestes /
son las pruebas
de una fortaleza sideral
de que venimos de los
espíritus volátiles / de
que somos ante todo caminos
nos preparamos
el entusiasmo para cuando
tengamos la fantástica
fortuna de avistar
por vez primera el
brioso precipicio de una
constelación perdida.

 

victoria

No hay nada que se
asemeje al descanso
sobre dos sillas acolchadas
luego de un victorioso
partido de fútbol

 

mutua constelación

Me tienes a ti / te
tienes a mi
viviste dos ojos de un
solo disparo / te leíste
a tanta gente
y así nomás empolvándote
masturbándote
saludándote haciéndote
cada vez que
el frio retumbó en tus
huesos y los espantos
lamieron sus cantos
con alguna secreta
armonía felinesca
dámelo porque soy
de mucho cuidado de tener miedo
respeto sus esquemas
lo imploro lo desmitifico
lo desoigo / hago
de siempre cuando
nunca / nunca nunca
escuché tu voz de
tan cerca / descubro
una verdadera forma de
sentirte dentro tuyo
de sentirme dentro mío
de sa pa re cer haciéndome
un estallido de sexo
haciéndote parte
par-de-mi / llevándome
hacer parte de tu
constelación perdida
llevándote a ser
parte también
de la mía

 

las historias de nuestras muertes (o nunca dejes de conmoverte)

Una vez que te conmoviste
por todo lo que antes fuiste
y serás como saber
de más / o como saber de menos
en todas partes
donde vuelven a
declararse culpables
las historias de
nuestras muertes
se empacan y no
quieren anticiparse
prefieren quedar
en un sordo y delicado
olvido
en la constelación
perdidos
que a mansalva recluta
imágenes de amnesia
aglutina los recuerdos
prohibidos / fomenta
las fugas de estrellas
de cerebros y serafines

por eso nunca dejes
de conmoverte
es como una forma
o tal vez la forma
de no olvidarnos
a nosotros mismos

 

rayuela

Esta noche debería
seguir escapando a la
constelación perdida
moverme de su órbita
pluriventanal / pero
cuántas noches que
necesitaría realmente
si me quisiera
enfrentar a semejante
rayuela
esta noche de truenos
y relámpagos varoniles
propone un pacto ceremonioso
para que vayan mis
células todas a
representarme por los siglos
de los siglos / puedo
reconocer el núcleo
interestelar justo
cuando la yerba a punto
y los radares comunican el
atronador impacto
un golpe que alude
silencios insoportables
la lluvia / un reino de cristal
hecho trizas queriendo
evocar
en su resplandor precipitado
su ocupación en                                                                                                                     toda
esta tierra
congraciada.

          

reservas

Como un monumento
en las afueras
esta constelación va
quedándose bien muda
sufre la erosión del
espacio
pero su pronta
muerte huele a
fragancias jamás olidas
delicias de constelación
perdidas
hay un mundo
distópico que tiene
la fantasía de importarlas
para sus parques grises
y calles sucias
como un animal
que ya nada
conserva de su muerte
hay otros mundos
más utópicos aún
y cercanos
que sólo esperan la llegada
de aquellos aromas
reciclables
mientras tanto
allí
en la constelación se
promueve la fe
en un futuro encaminado
que solo tiene
que sacar provecho
de ésta última cualidad
sensorial / exportándola
que no se acabará porque
dicen
es
infinita
es
la misma sensación infinita
que dan nuestras reservas
de agua
y de sol

 

pirámides

No se puede triturar
las horas de piedra
descansar en el follaje
acreditado por un viento
me sirvo de las
pirámides para recrear
el rezo astronómico
los gritos encapuchados
los dioses explotan cuando
tocan las puntas
de aquellas iglesias
para seres
estrellados contra sus
cielos / visitantes
agricultores y
posesos guiados
por la constelación
perdida / de allá
vienen los sueños
como garantes de
proyectos hierofánicos
ellos pudieron construir
calendarios tecnológicos
y levantar ahora un
tiempo liviano
pudieron dejar a los
mitos en paz / retirar
lo dicho por una causa
cuántica / consciencia
cósmica elevándose
sobre el nivel occipital
aquellas tumbas iglesias
y monumentos
a estrellas caídas
monumentos de los tiempos pétreos
se nos siguen escapando del mapa / son
cachos de meteoros
antaño la siembra de una
civilización perdida
hoy
artefactos que
brotan misterios y
luchan para que
los hombres no se
traguen el verso de
los edificios
y las
nuevas empresas.

 

tarde siempre

Siempre llegamos
tarde a la historia
y tenemos que empezar
por el ya mártir
clavarnos
con
su fatalidad

 

calle Baker

En la calle Baker
dos extraños sujetos
combinan casos
y preparan el té /
sus laptops
llenas de spam / basura
literaria /
gente que va con historias
para que se las resuelvan
un sociópata que resuelve
historias
alter ego del escritor
que solo tiene
papeles
ojos oscuros
y un médico realmente
ocupado como para estar viniendo
a cada rato
el caso de hoy es grave
y apasionante
voy a preparar mate

 

Balderrama

Cómo habrá que denominar, Mercedes
a esa vil fuerza
que hace el cuerpo
para evitar sus lágrimas

 

del espacio

Cuelgo de un gancho
en la constelación
perdida
es bastante
incómodo pero se compensa
con sus melodías
y series
televisivas / mi carne
hace tiempo que ha dejado de
columpiar
y una pantalla lumínica
/ y nocturna
lo refriega desde su
infancia de estrella
veo por allí algo que
refleja una sonrisa
dos brazos largos levantados
tres pecas flotando como Marías
y momias que vinieron
a buscar del espacio.

 

giros

Diste los giros necesarios
para apagar el incendio
rescatar los círculos de
un camino olvidado
descender por inercia
cautiva / a verdades de
constelación perdida
diste los saltos necesarios
como forma de comunicarte con la tierra
despertar sus sombras aplanar sus huesos
diste los vuelos necesarios
para desafiliarte
buscar otros campos
alimentarte de otros aires
diste los gritos necesarios
para levantar un enorme
silencio del fondo / por
el ansia autóctono
de plasmar un elemento
humano sobre los aires y las piedras
ahora ya no giras ni saltas
ni vuelas ni gritas
te sientas / si es necesario
a recordar todo lo que fuiste
y pensar en todo lo necesario
que queda por hacer

 

atardeceres 2

A veces creo que sólo
estamos para darle sentido
a los atardeceres

qué sentido
puede tener un atardecer
para ésta antiquísima
roca

y sin embargo
no ha dejado de fabricarlos
nunca

 

Chichén Itzá

En Chichén Itzá
de verde violeta celeste rojo
y amarillo / sostiene una planta
cruzado de pies
sentarse para él:
un privilegio anciano
ahora navegás por un
libro que tiene más de
un millón de especies de
palabras
vos me ayudás
a conocer a tus hermanos
sudamericanos
a ponerle fin
a esta larga ceremonia
orientativa
a esta
biografía de una
constelación perdida
allá por los siglos
donde las aguas del
atlántico empezaban a
traer monstruos y animales
en bellas carabelas
vos me ayudás
dibujo noble
de Chichén Itzá, a desentrañar
esta historia
a buscar
una y mil veces la compasiva salida
antes de enfrentarme
con la pagina
que diga

fin

 

guerra y paz

Me pongo a pensar
en una paz que se oiga
al momento del combate

en algo bastante
incrédulo
cómo por un lado
descansan ruinas arqueológicas
mientras que por el otro
se lleva a cabo una
guerra / esos recovecos de historia
donde conviven la guerra
y la paz en un mismo
lugar / cuando todas
las consciencias ponen
atención en el caos y se
olvidan de aquel
silencio sagrado / es algo
que me vuelve intuitivo
al cuerpo / algo que
me supera y respalda
me hace pensar
que aquí abajo
está lleno de
constelaciones perdidas
de señales que retumban
su callado estar milenario
aferrándose con fuerza y del susto
a la tierra

aunque esto por supuesto

no lo veamos

 

la revolución perdida

Una maldición de
familia
viene a sacudirme
como animal ingrávido
frente a su víctima
es como si hubiera
echado a perder
a toda una constelación de
seres y escudos
ligados con el pueblo
un árbol que atesora
felizmente a los dolores
del invierno
y adopta sus hojas
para señalar libros que
necesitan abrirse
correctamente
leerse de corrido si es verano
más todo quepa
en su memoria de madera
y agua tibia / incluso la
historia de una
revolución perdida

 

parto

asistir a mi parto / como un
formidable otro que sale de su
privada vida
ah, que dolor entrar
en esta constelación perdida
me duelen los espacios
el insipiente mundo que se
me avalancha con sus pleitos
de colores y rostros desenfocados
cuánto que hubo antes y yo
ni cuanto ni hubo ni antes
historias que pasaron
por los mismos cordones y llantos
y que hoy me llevan la distancia
de un monumento
es el tiempo como un viento
sin camino naciendo
junto a mi lado
¡soy gemelo del tiempo!
pero él ha nacido muerto
y yo coleando
ahora cuando
voy por la calle
puedo reconocer aquellos
que se les murió su tiempo al nacer
son como de un mismo club
de eternos sobrevivientes
van con una tristeza olvidada
pero siempre ahí
huelen a sueños de ser inmortales
y tienen la mirada
como perdida en noches
de esas con luna grande

 

tiempo

Es un crimen privar de cerros
y mantras a la constelación perdida
privarla de medicamentos y poesías
de pavimentos y caminos infinitos
es un crimen privarse
de buscarla / cuando
el cielo se despeja
y los pájaros aguantan
sus ganas de cantar / es en este
clima donde tal vez
se aparezca algún
indicio de su figura
alguna señal que
la delate ocupando
espacio
pero sobre todo
tiempo
que es condición
y materia anhelada
de los cuerpos olvidados
y del que se sabe inmortal

 

cartas

Entraron a volar
cartas a mi nombre
de tu memoria
fue un episodio confuso
debajo de la tormenta
eran tantas
que en ese momento
me di cuenta
de todo el tiempo
que fui palabra
de que había huido
a una frontera
con vos
y con el diablo
nunca llegué
a tocar
ni si quiera
tus restos de piel
enterrados en mi
cabeza
como historias
de una constelación
perdida / me veo
bajo el agua sacudiéndome
de cartas improvisadas / con el
rostro todo borroneado y
las manos arrugadas
como si hubieran pasado
más de cien engaños de juventud

cómo son las cartas
siempre traen problemas
a largo plazo
es decir
recuerdos

 

laberinto ajeno

Ay de mi
lugar sin fin
anillo ruin
que nunca acabas
en un tiempo
otros anillos equidistantes
conforman mi laberinto
/ ajeno
mi constelación
perdida en algún
salar de lirios
mi madre
está en el Río
perdido mi padre en alguna
central du Brasil
los relámpagos huyen
de mi pañuelo
rompiendo una
partida de mates y luces
y películas y
ventiladores
volveré
pronto
cuando se
vaya este
rugido de techo
que ahuyenta
hasta las sombras

el espantoso enemigo
del dial
se estira tanto tanto
que toca la hoja
de papel
y me escribe
un código de pre infarto
una predicción nocturna
un atlas insólito
donde la tierra es toda
de color amarilla

 

vacíos vitales

una constelación perdida
envía mensajes de auxilio
y tristeza
ante tanta impotencia
me reitero viajes en bicicleta
donde canto bien
alto
para que escuchen mi ayuda
mi alegría mi comida
mis historias de culto
que oculto
a las noches sin estrellas
a las orejas del oro
cuando me aturden
los campanarios de
notificaciones / y los
embotellamientos
acostumbrados al timpano
para cuando haga falta
ingresar un rezo sincero
en el vórtice de mis
vacíos vitales

 

ayer

Ayer me liberé del hoy
para focalizar instancias
desplazadas a la
constelación perdida / son
instantes cubiertos ya de
una pelambre que ni en huellas
se dejan ver

ay querida / triste
es ejercitar
con el tiempo
para explorar esos días
tan parecidos a las
lluvias de verano


yo no sé si esto
de explorar tanto
esconde aún más
la salida / pero
si me quedo en el molde
no podría elegir hoy
ser
libre

tu recuerdo inexacto
es mi tamaño renacer

 

la constelación perdida

Oh piélago infinito
hasta dónde tendremos
que navegar
y ser adictos a
la soledad
cuánto de aquella salida
quedó dentro de éste marco inacabado

fundamenta mi búsqueda
constelación perdida

la muerte esgrime su voluntad
como arma en manos adultas /
otra se pega un susto
de vida indomada
todas se ven parecidas, a lo
muy lejos / confundo
el horizonte con
relojes aplastados
una falacia refleja
de cobrizo el meridiano
cuándo llegaremos
preguntan las águilas
con máscaras de Fénix
y se pierden por un rostro
y por un rastro
que ya se ha esfumado 

 

*


La corriente produce escombros
que más tarde
habremos de comprender
como cenizas
un Chamán viene de muy lejos
flotando a causa de
los efectos de viento a su favor
no nos quiere para nada
pero se une finalmente
al imantado viaje:
[“Con permiso via a dentrar
aunque no soy convidao” *  versos de El payador perseguido (Atahualpa Yupanqui) 
van a costelació
perdia
“no es de naides y es de todos
Yo via cantar a mi modo” * versos de El payador perseguido (Atahualpa Yupanqui)
así contrarán
la salía]
dice
como un argumento que sale
de la voz tarahumarica de artaud
como un extraño
payador perseguido
y sin guitarra
evadido de sus ropas
que dice son nuestras
pieles / va descifrando
los astros cual mentor
de poesías y misterios
alcanzamos a oír que dice, también
“no sigue a tu corazón”
pero señala una piedra
enorme que por poco
no rebana nuestros
órganos y a la nave
ahora se distiende y
mira un purgatorio abandonado
alejarse por detrás
de nuestras frentes agobiadas
yo creyendo que era
a nosotros que miraba
confundiendo infiernos
con paraísos
tendremos que seguir adelante
invocando pasajeros rústicos
cuyas dotes enseñan
a conducir el timón
y esquivar los relámpagos
es nuestra guía espiritual / literal
ya nos vamos acostumbrando
hasta que se hace de noche
y la constelación
es un fantoche que nos
rebalsa y asusta con
ecos y palabras ahuecadas
que se llenan de gritos
de miles de millas de tintas y disonancias
un claro de luna recoge
la orquesta de éste titanic en miniatura
pasan los meses
y el hechicero ya
se ha ido con Pampero
alertados por cada titilar
inmóviles augustos
bajo la oscuridad partida
en falsarios fantasmas negros
son piratas que frecuentan
las costas de la constelación
pues ya no perdida
pero sí aludida:
son bordes inhóspitos
cercanos a la locura
del que pide a gritos
un alba / nos mecemos
en los consejos y conejos
que brillan como
luciérnagas henchidas
pegando saltos de pleamar
vamos que vamos
que llegamos
desafinando las cuerdas
del gorrión anestesiado
abriendo ventanas
que dan a los
mártires y
confines abreviados
extrayendo el polvo
grotesco de los ángeles
olvidados / animando
risas y templos
degustados por el tiempo
y civilizaciones que devinieron
tinieblas / helando
nuestros espíritus y
tatuajes / vadeando
el ultimo prisma de un
dios pequeño
e insular
coronándonos todos y
nadies
antes del impacto
del tiempo / antes de los
que nacerían por
sacrificio de milagros de sangres
víctimas de las apariencias infinitas


izando entera una sandía
y al suspiro de ¡tela tela!
pasamos el primer traspié
sin problemas importantes

nos llega una luz
como dominando la
escena / ya somos comedia
ya paracaídas

¡Hemos llegado a la constelación perdida!

 

 

Alejandro Surroca

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario La constelación perdida

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre