Avisar de contenido inadecuado

Diez poemas

{
}

Lucio Fontana TAGS:I

En fila

Rugen

Simpatizan

Se liberan 

Entre sauces llorones

ingresando al misterio

 

Débanos en especial

Un goteo de elefantes

Y nosotros entre costados miserables.

Testigos de los vientos enemistados

Amigos del felopan vencido

Y las aristas palabras violadas

En el bajo cisne que descansa su aire solido

alisio

Saber primero:

Todos unimos el eslabon perdido,

la savia del cuerpo fin

Y en la escalada, todo un vaho de amor específico

sentado junto a la fiebre del pelícano

Se repite el silvido mundano

pero real para oídos silvidos

vivídos

en dos culebras

de mar y montaña

 

II

En el swing baila toda la cresta.

Amanece el oscuro acorde aficionado al estupor veneciano

¿Por dónde regresamos?

Por el picado perfume del futuro desodorante

desorbitado;

muerto de temperaturas;

feliz de su impronta angelística

Vacío a presión

A imagen y semejanza 

del placer constipado

 

III

Una furia baila en el cuento y la orgía;

padece una llaga apolinea que merodea prístina por el envase morocho

En químicas explosivas se ambienta una llave incolora 

¿A dónde regresamos?

¿Y si la casualidad enferma por las noches dejando las causas salir solas?

Prefiero que sepamos lo sabio de tus brazos.

El regreso está en vos,

y es pura casualidad que los caminos sean de carne

y de perfume

 

IV

Sentimientos abrigados

Lápidas en formato pasión 

se juegan la vida

cuando ya es tarde para jugar

Oído discreto, oye sólo lo que dice la muerte.

Una cuchara desmantela el silencio (en silencio) del silencio

con un silencio de cuchara

Todo se desprende,

como si camináramos sobre los huesos

El estampido es ideal

imposible,

innecesario ya el exilio

 

V

Acariciar toda una alegría de premoderno verano,

de babas charadas y tardes precoces.

Eternas

Solicitadas

ahorcadas en papel crepé.

Subjugadas al octavo mandamiento

que acuesta un vano deseo homínido

 

La sulfura estalla de sexo azul,

fantasma invicto en el combate por aparecer y acariciar.

Por verte de vuelta con los ojos sobre la cama

debajo de la sabana.

Encima de tu frente,

 

Adentro de tus amores fenecidos

 

VI

Grito en el papel, calcándose la huella blanca

donde los objetos se jactan de permanecer en paz.

Todo se rodea de música materna.

Se incita a la vida.

Todo es hermoso. Todo es perfecto

cuando sentís que Todo no puede estar sucediendo

 

VII

Bebe descarta la policía

el cucharón endulzado,

la prisa,

el llanto pensante.

Agujerea con su tiempo

los trastornos de la tierra,

una vida sin pasillo.

Luciernaga postrada en la eternidad preferida

Mamando su locura

Fabricando su cuerpo,

almacenando vida intrépida

en la lluvia torrencial de su palacio

 

Bebe descarta el erasmo oscuro, la fatiga renacida del erguido

Decanta el espasmo de las horas con golosinas didácticas

Convierte todo el puente

sin la necesidad de no flotar

 

VIII

Sobre Beethoven, una fila estrecha. Campos de algodón para los oídos

Una canción para Alicia que se pierde cuando viaja

por no sacar sus ojos del androide

 

IX

Saliendo de ese rugido

lleno de viaje a Rusia por el escalón del cielo

Arrimame. Oh, tu boca pintada en la antorcha embravecida

por el diluvio cansancio frotado en Dios,

y en los parientes del vicio.

Mucho de lo que dejás de ser.

Poco de lo que encontrás en tu cuerpo futurista,

tal vez eterno solo con un beso

que salió sin permiso

 

X

Dejála ser. Por dios.

Y oscurece tus oscuridades con la consciencia,

la inteligencia de las flores,

y la luz inherente que existe en tu morada interior

Saber un verso parado frente al sismo de los ritmos

sobre la danza que imagina un espacio descalzo con cara de vacío

La ausencia ya no me perturba.

Y se vuelve toda la energía de una voz twistanshoutera.

Descubro el twist vibrante. La pasión de la vida por existir,

donde la muerte es un ratón feliz, sin gato que lo acorrale

recorriendo la vida de tiempo a tiempo

de espacio a espacio

Te llaman, Oh, mujer de la delicia y el rayo de pincel.

Elévate

porque tus piernas pueden impulsarse con la desnudez 

y frenarse en el abrigo cálido de mis deseos

Jamás olvidarán eso femenino

fucsia

festivo

fenicio y

felino 

que tanto te ha pertenecido

 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Diez poemas

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre